Círculos de mujeres: la capacidad de las mujeres para hacer magia
14
post-template-default,single,single-post,postid-14,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.6.6,woocommerce-no-js,et_bloom,et_monarch,yith-ctpw,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17318
 

Círculos de mujeres: la capacidad de las mujeres para hacer magia

La magia femenina y las nuevas posibilidades que surgen cuando las mujeres se juntan son muy poderosas. Son uno de los actos más poderosos de curación. Y también nos sirven para actuar sobre las cosas que nos importan, juntas se pueden hacer cosas asombrosas, somos imparables.

 

¿Qué son los círculos de mujeres?

Los círculos de mujeres se han formado desde tiempos remotos, para rezar, apoyarse, para hablarse mirándose a los ojos, para compartir preocupaciones o historias. Creando un espacio de conexión, un espacio para la comunicación de igual a igual, afianzando lazos. Es en estos círculos en los que nos unimos para darnos apoyo, para darnos soporte, en este bonito viaje que es la vida. Estos círculos fueron perdiendo fuerza al instaurarse en muchos lugares del mundo el modelo patriarcal.

A veces perdemos la confianza cuando nos han traicionado, a veces tenemos ciertos bloqueos para expresar ciertas emociones dentro de la familia o con amistades, pero en este espacio sagrado vuelve la confianza, y las ganas de expresar, porque en estos espacios no te vas a sentir juzgada, no te vas a sentir cuestionada, y no van estar las demás mujeres ahí para darte sus consejos, van a estar ahí para darte apoyo emocional.

Podrás sentirte auténtica, libre, en confianza, sale todo tu amor. Todo lo que se dice en un círculo sagrado se queda en el círculo. Estos círculos te empoderan, crean consciencia, y vas creando cada vez más conexión con la propia feminidad.

¿Cómo se forman los círculos de mujeres?

Se asisten a estos círculos primero tomando consciencia de qué son y para qué se está ahí. Se forma un círculo, estando todas de igual a igual, y en el centro se pone un altar con objetos para el ritual: velas, incienso, piedras energéticas, flores, plumas…u otros objetos que se quieran usar para la ceremonia. Uno de los objetos servirá para dar la palabra, y la persona que hable tendrá ese objeto mientras tenga el turno de palabra, pasándolo a la siguiente cuando pase su turno.

Se comienza con un ritual, puede ser cantando mantras, y se propone un tema, para ir comenzando cada una a soltar lo que necesite soltar y expresar lo que necesite expresar. Quedando el resto como apoyo, siguiendo con un ritual una a una de cantos y de «sostener».

 

Estos círculos nos recuerdan que somos criaturas emocionales, y eso está genial. En un mundo donde la razón se valora mucho y la emoción a menudo se considera débil, un círculo de mujeres que comparten abiertamente sus sentimientos es una medicina poderosa. Escuchar los desafíos, las alegrías, las frustraciones y los anhelos de otras mujeres nos recuerda que somos criaturas que sienten. Se nos recuerda que la voluntad de ser receptivos y de «sentir lo que es» nos lleva a la conectividad con todas las cosas. Es una conexión con la vida.

¿Qué beneficios tienen los círculos de mujeres?

 

Nos arraigan de nuevo a nuestra naturaleza cíclica y nos recuerdan que debemos cuidarnos. Las mujeres fluimos con las mareas y experimentamos las estaciones de la naturaleza dentro de nuestros propios cuerpos. Pero en un mundo que valora la productividad por encima de todo, puede ser muy fácil olvidar nuestra naturaleza cíclica y empujarnos más allá de nuestros límites, los círculos de mujeres pueden volver a conectarnos y ayudarnos a aprovechar nuestra energía y creatividad cuando está en su apogeo, así como a recordar parar cuando es el momento de descansar y renovarse.

Hay claves curativas dentro del cuerpo femenino. Uno de ellos es la oxitocina, la ‘hormona del amor’ que ayuda a conectar con los demás, nos da fuerza en forma de afecto, hace que seamos fieles, compasivos y amables.

Los círculos de mujeres son un paraíso lleno de oxitocina; escuchar profundamente, abrazarse y recibir caricias nutritivas, sentirse aceptada tal como somos, todo ello activa una oleada de oxitocina y una gran cantidad de efectos curativos.

Cuando nos reunimos, despertamos activamente nuestra naturaleza femenina, desde allí, podemos aprovechar infinitos recursos de creatividad e inteligencia para inspirar nuestro trabajo y envalentonarnos mientras lideramos: la misma inteligencia que hace que las raíces de los árboles crezcan, las olas suban y bajen y los planetas orbiten alrededor del sol.

Entrar en unión consciente como mujeres puede ser uno de los actos más poderosos de curación. También puede servir como una invitación para encendernos en nombre de la naturaleza y actuar sobre las cosas que más nos importan.

 

Si te apetece participar en círculos de mujeres soy facilitadora. Puedes echar un ojo a la página de talleres pinchando aquí, para ver si hay alguno programado, o escribirme a través del formulario de contacto y avisarte del siguiente que organice.

¡Si te ha gustado el post te animo a que compartas!

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar