El poder de pintar mandalas: los beneficios de la pintura meditativa
38
post-template-default,single,single-post,postid-38,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.6.6,woocommerce-no-js,et_bloom,et_monarch,yith-ctpw,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-17318
 

El poder de pintar mandalas: los beneficios de la pintura meditativa

Pintar mandalas hace que re-descubras tu verdadero centro. El mandala es uno de los símbolos meditativos más antiguos y sagrados. A medida que tus ojos giran alrededor de él, se sincronizan los dos hemisferios de tu cerebro. Recordando tu verdad como un ser infinitamente creativo.

Las infinitas formas, y los colores que se superponen y se mezclan en el lienzo, activarán el «saber» dentro de ti, que el arte que es tu vida también tiene infinitas formas de combinar tus experiencias y deseos en cada pintura, que solo tú puedes crear. Liberarás y sanarás tu mente de los sentimientos de carencia, escasez o limitación, y los enviarás al rincón de la pura posibilidad.

Beneficios curativos de pintar mandalas

Pintar mandalas es un viaje hacia tu esencia, iluminando zonas que quizá están ensombrecidas, abriéndote hacia tu inconsciente, liberando emociones y fluyendo a través del color y la forma.

Su forma son círculos, geometría sagrada, estos símbolos cuyo origen se dan en la India, son símbolos de sanación, integración y unión.

 

Para Carl Jung, padre de la psicología analítica del inconsciente colectivo y arquetipos, las figuras circulares suponían un efecto curativo ofreciendo paz y tranquilidad. A nivel psicológico, pueden representar la totalidad de nuestro Ser.

La magia de pintar mandarlas consiste en dejarse llevar por el inconsciente, mientras pintas, distraes tu «mente» con los colores y la forma en que la pintura se dobla y se coloca sobre el papel, lo que te lleva a un estado de conciencia meditativa del momento presente. Para muchos, esta es una de las formas más fáciles de meditar, porque estás permitiendo que la pintura te guíe hacia el estado meditativo, en lugar de quedarte quieto y tratar de calmar la mente con meditaciones contemplativas.

Además esta práctica de pintar mandalas estimula la creatividad, la motricidad y los sentidos.


Nunca antes he pintado mandalas

 

Lo bueno de pintar mandalas es que eres libre de estropear, cometer errores, perder el tiempo, perderte y dejar ir todas las viejas historias sobre la pintura. El «bien» o «mal» hecho no existe, solo importa estar completamente presentes, sentir el universo y la abundancia que se abren dentro de ti mientras pintas.

Ya sea que nunca hayas pintado antes o que pintes profesionalmente, llegarás a paisajes inexplorados dentro de ti, mientras te pierdes en los colores que fluyen hacia otros colores, creando luces y forma.

Esta práctica de pintura no solo te traerá al presente, distrayendo tu mente racional y pensante al darte algo que hacer, sino que también te alineará con tu frecuencia creativa donde puedes recordar que «tú creas tu realidad». La parte de tu cerebro que se estimula a través de esta práctica de meditación de pintura, es la misma parte del cerebro que recibe la sabiduría más alta, tu conocimiento más profundo y verdadero. ¡Este es el aspecto de ti que sabe exactamente lo que quieres crear y te ayudará a enviar tu atención creativa en esa dirección! ¡Y es divertido y fácil!

 

La creación de arte refleja la creación de vida

 

Conseguirás nueva sabiduría y recibirás un nuevo nivel de claridad mientras pintas mandalas. Se liberarán las creencias limitantes que se han creado o atrapado en tu creatividad natural. Los límites entre el estrés, la preocupación, la imaginación, los sueños y los deseos se disolverán, y los verás a cada uno en el mismo nivel. Todas son formas en las que creas tu realidad. Te volverás a alinear con el «yo» que solo envía sus pensamientos hacia lo que deseas crear, fundiendo tu mente en el mandala, entrando en estado de meditación.

El poder del ahora, cuando pintas un león ¡sientes toda su fuerza!, cuando pintas un corazón, amplias tu amor propio y la compasión. Cuando pintas una espiral, comienzas a seguir la corriente. Si quieres claridad mental pinta una flecha, si deseas que una situación desagradable se aclare e ilumine, pinta una flor de loto. Cuando quieras estar en el presente, alinear tu energía con tu verdadero centro, mira el diseño y manifiesta con el arte tu vida, pinta un mandala y libera tu alma en su máxima expresión.

 

Talleres de pintura meditativa

 

Te animo a que practiques esta maravillosa práctica de pintar mandalas. Cuando sientas que tu mente se aleja de tu centro, te sientes lejos de tu esencia, con la mente muy distraída o con cierta ansiedad, pinta mandalas, volverás a conectar con tu Ser de nuevo, volverás a la calma.

Y si te animas a practicarlo junto con meditaciones echa un ojo a mis talleres, en los que podrás encontrar algún taller de pintura meditativa. Pincha aquí

 

Si te ha gustado el post ¡te animo a que lo compartas en tus redes! o me dejes tu comentario.

Namasté

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar